viernes, 10 de julio de 2020

El ‘síndrome del corazón roto’ aumentó durante la pandemia de covid-19, sugiere un pequeño estudio

CHICAGO.- Un estudio publicado el jueves encontró un aumento significativo en el “síndrome del corazón roto” en dos hospitales de Ohio entre algunos pacientes que no tienen coronavirus, lo que sugiere que los estresores físicos, sociales y económicos de la pandemia han causado estragos físicos.

La miocardiopatía inducida por el estrés o el síndrome de Takotsubo, que a menudo se llama “síndrome del corazón roto”, se produce cuando los músculos del corazón se debilitan, provocando dolor en el pecho y falta de aliento. Se presenta como un ataque cardíaco, pero se desencadena por eventos estresantes, no por bloqueos en el torrente sanguíneo. Puede ser mortal en casos raros, pero los pacientes generalmente se recuperan en días o semanas.
Investigadores de la Clínica Cleveland estudiaron pacientes en dos hospitales con problemas cardíacos que fueron tratados esta primavera, y los compararon con pacientes con problemas similares en los últimos dos años. Los pacientes durante la pandemia tenían dos veces más probabilidades de tener el síndrome del corazón roto, según el estudio, que se publicó en la revista médica JAMA Network Open.
El estudio examinó a 1.914 pacientes de cinco períodos distintos de dos meses, incluida una muestra de más de 250 pacientes hospitalizados en marzo y abril, durante el pico temprano de la pandemia. La investigación concluyó que el aumento probablemente estaba relacionado con el “estrés psicológico, social y económico” causado por la pandemia, que incluye “cuarentena impuesta, falta de interacción social, reglas estrictas de distanciamiento físico y sus consecuencias económicas en la vida de las personas”.
“La pandemia ha creado un entorno paralelo que no es saludable”, aseguró el Dr. Ankur Kalra, el cardiólogo que dirigió el estudio. “El distanciamiento emocional no es saludable. El impacto económico no es saludable. Lo hemos visto como un aumento en las muertes sin coronavirus, y nuestro estudio dice que la miocardiopatía por estrés ha aumentado debido al estrés que ha creado la pandemia”.
La nueva investigación no examinó si había alguna conexión entre el síndrome del corazón roto y el estrés de tener coronavirus, o ver a un familiar sufrir la enfermedad. Los pacientes en el estudio fueron evaluados para covid-19 y ninguna de sus pruebas resultó positiva.
Las autoridades de salud pública en EE.UU. y en el extranjero han dado la alarma sobre el impacto del coronavirus en la salud mental, prestando especial atención al aislamiento de la vida con aislamiento social.
El director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo en mayo: “el impacto de la pandemia en la salud mental de las personas ya es extremadamente preocupante”.
“Nuestro trabajo da crédito a los otros riesgos para la salud que la pandemia ha creado”, afirmó Kalra.
El nuevo estudio no encontró ningún cambio significativo en la tasa de mortalidad entre pacientes pre-pandémicos y aquellos que fueron hospitalizados en marzo y abril de este año, según los investigadores.

Límites a la investigación

Los investigadores solo revisaron los registros médicos de pacientes en el noreste de Ohio, y dijeron que se necesita más trabajo para determinar si estos hallazgos son ciertos en otras partes del país; los investigadores también dijeron que valdría la pena explorar la relación directa entre el covid-19 y el síndrome del corazón roto, que no fue parte de este estudio.
Un experto en el síndrome del corazón roto, formalmente conocido como síndrome de Takotsubo, planteó preguntas sobre la metodología del nuevo estudio y señaló oportunidades para posibles sesgos.
“Puede que tengan toda la razón. No me opongo a la hipótesis. Objeto los métodos estadísticos”, dijo el Dr. John Horowitz, profesor emérito de cardiología en la Universidad de Adelaide en Australia, que ha publicado más de 20 documentos revisados por pares (papers) sobre Takotsubo.
Los investigadores solo estudiaron a pacientes que recibieron un cateterismo cardíaco, un procedimiento mínimamente invasivo que se realiza comúnmente para buscar obstrucciones en las arterias del corazón. Observar solo esta porción de pacientes podría conducir a sesgos en la muestra, dijo Horowitz, porque podría excluir a los pacientes mayores y enfermos del estudio, ya que es menos probable que se sometan a un cateterismo.
“Es bien sabido que con frecuencia los pacientes tienen el síndrome de Takotsubo en momentos de estrés extremo o durante desastres naturales”, indicó Horowitz. “Pero hay problemas con la forma en que se diseñó el estudio. No creo que todos estos casos sean Takotsubo. Es tan simple como eso”.

miércoles, 17 de junio de 2020

Descubierto el primer fármaco que podría salvar las vidas de los pacientes graves de COVID-19


LONDRES.- Un fármaco barato y de fácil acceso en todo el mundo llamado Dexametasona puede ayudar a salvar vidas de pacientes que se encuentran graves a causa del coronavirus, según un estudio de la Universidad de Oxford divulgado este martes.

El equipo investigador cree que el tratamiento a base de dosis bajas de esteroides supone un gran avance en la lucha contra la COVID-19, al reducir el riesgo de muerte en un tercio de aquellos pacientes que se encuentran enchufados a ventiladores.
En cuanto a los que precisan de una abordaje de la enfermedad con oxígeno, el citado fármaco reduce las muertes en una quinta parte, de acuerdo con estos hallazgos.
Esta medicina es una de las que se están empleando en el considerado mayor ensayo clínico del mundo, donde se experimenta con tratamientos existentes para otros males con el objetivo de ver si también funcionan para combatir el coronavirus.
Según estimaciones de los investigadores, si ese fármaco hubiera estado disponible en este país desde el principio de la pandemia, se habrían podido salvar hasta 5.000 vidas.
Además, debido a su bajo coste, consideran que podría ser muy beneficioso en los países pobres que afrontan grandes números de enfermos de COVID-19.
Aproximadamente 19 de cada 20 pacientes que se infectan de coronavirus mejoran sin tener que ser hospitalizados, recuerda el estudio.
De aquellos que han de ser ingresados en un centro médico, la mayoría también experimenta una mejoría, si bien algunos podrían necesitar oxígeno o ventilación mecánica. Estos últimos, según el estudio, son los considerados pacientes de alto riesgo a los que la Dexametasona parece ayudar.
Ese fármaco se emplea ya para reducir inflaciones en el caso de otras condiciones médicas y ayuda, al parecer, a detener parte del daño que se origina cuando el sistema inmunológico se sobreactiva mientras intenta luchar contra el coronavirus.
En este ensayo clínico participaron unos 2.000 pacientes de hospitales, a los que se administró la medicina y su evolución se comparó con otros 4.000 enfermos a los que no se les prescribió.
Para aquellos pacientes conectados a ventiladores mecánicos, la Dexametasona redujo el riesgo de muerte de un 40 a un 28 %, al tiempo que en el caso de los enfermos que precisaron de oxígeno, el tratamiento redujo el riesgo mortal de un 25 a un 20 %.
"Este es el único fármaco hasta la fecha que ha mostrado que reduce la mortalidad y la reduce de manera significativa. Es un gran avance", afirmó el investigador principal del estudio, Peter Horby.
Para Martin Landray, otro de los científicos involucrados, los hallazgos sugieren que de cada ocho pacientes tratados que precisan de respiración asistida por ventiladores mecánicos, se podría salvar una vida.
En cuanto a los que necesitan abordaje con oxígeno, se salva una vida de cada 20-25, agregó.
"Hay un claro beneficio. El tratamiento consta de diez días de Dexametasona y cuesta unas 5 libras (5,5 euros/6,2 dólares) por paciente. Así que esencialmente cuesta 35 libras (38 euros/43 dólares) salvar una vida. Es un fármaco que está disponible en todo el globo", remarcó Landray.
Según el experimento, la Dexametasona no parece ayudar a personas que presentan síntomas leves de coronavirus -aquellos que no necesitan asistencia para respirar-.
El ensayo lleva funcionando desde el pasado marzo y en esas pruebas se ha incluido también el producto empleado para tratar la Malaria, la hidroxicloroquina, que ahora ha sido desechado ante el temor de que incremente el número de muertes y de problemas coronarios.
Otro denominado remdesivir, un tratamiento antiviral que parece acortar el periodo de recuperación en pacientes con COVID-19, ya está disponible en el servicio público de salud de este país.

sábado, 13 de junio de 2020

Identifican tres etapas del daño cerebral en pacientes con coronavirus

LONDRES.- La revista Journal of Alzheimer's Disease ha publicado una revisión exhaustiva del efecto de la Covid-19 en el sistema nervioso que clasifica el daño cerebral causado por el coronavirus en tres etapas. Uno de los autores, Majid Fotuhi, director médico del Centro de Aptitud Cerebral NeuroGrow (Estados Unidos), ha pedido más investigación sobre los efectos a largo plazo de la Covid en el cerebro y ha destacado la necesidad de que los pacientes reciban una resonancia magnética del cerebro antes de salir del hospital.

"Estamos aprendiendo que un número significativo de pacientes hospitalizados de Covid-19 tienen varios grados de deterioro cerebral. Como comunidad médica, necesitamos monitorear a estos pacientes a lo largo del tiempo ya que algunos de ellos pueden desarrollar declive cognitivo, déficit de atención, niebla cerebral o enfermedad de Alzheimer en el futuro. Hay mucho que podemos hacer para promover la curación del cerebro en los pacientes de Covid-19, pero primero debemos entender la naturaleza y la gravedad de sus déficits neurológicos. A nivel de los pacientes, es imperativo que se les haga una resonancia magnética de referencia antes de salir del hospital para que tengamos un punto de partida para evaluarlos y tratarlos", explica Fotuhi.
Los investigadores advierten sobre los problemas neurológicos de los pacientes que sufren de Covid-19, entre los que se incluyen los accidentes cerebrovasculares, las convulsiones, la confusión, los mareos, la parálisis y/o el coma. Ya hay dos docenas de informes de casos que revelan el impacto de Covid-19 en los cerebros de los pacientes.
De hecho, un estudio de Wuhan (China) mostró que el 45% de los pacientes con enfermedades graves de Covid-19 experimentan marcadas deficiencias neurológicas. Otro estudio de Francia mostró que el 84% de los pacientes de la UCI con Covid-19 tienen anormalidades positivas en su examen neurológico, y que el 15% de los pacientes que salen de la UCI tienen una "función dislexiva" residual, que implica una atención deficiente y dificultad para tomar decisiones y controlar el comportamiento. 
El documento propone la adopción de un esquema de clasificación de tres etapas para proporcionar una base a partir de la cual se puedan construir futuras hipótesis e investigaciones sobre el SARS-Cov2 y el sistema nervioso. En la primera etapa, el daño del virus se limita a las células epiteliales de la nariz y la boca y los principales síntomas incluyen la pérdida transitoria del olfato y el gusto.
En la segunda, el virus desencadena un flujo de inflamación, llamado tormenta de citoquinas, que comienza en los pulmones y viaja por los vasos sanguíneos a través de todos los órganos del cuerpo. Esta tormenta de citoquinas lleva a la formación de coágulos de sangre que causan pequeños o grandes derrames en el cerebro.
Mientras que, en la última, un nivel explosivo de tormenta de citoquinas daña la barrera hematoencefálica, la capa aislante protectora de los vasos sanguíneos del cerebro. Como resultado, el contenido de la sangre, los marcadores inflamatorios y las partículas de virus invaden el cerebro y los pacientes desarrollan convulsiones, confusión, coma o encefalopatía.
Fotuhi señala que muchos pacientes con Covid-19 pueden no tener síntomas neurológicos perceptibles al principio; pero en algunos casos, los pacientes pueden presentar síntomas neurológicos incluso antes de tener fiebre, tos o dificultad para respirar. 
Además de someterse a una resonancia magnética mientras están en el hospital, subraya que los pacientes necesitarán ser controlados en unos pocos meses después de su hospitalización.
"Nuestra experiencia con formas anteriores de coronavirus sugiere que a largo plazo los pacientes pueden desarrollar depresión, insomnio, enfermedad de Parkinson, pérdida de memoria o envejecimiento acelerado en el cerebro. 
Para aquellos que se recuperan de Covid-19, recomiendo ejercicio regular, comer una dieta saludable para el corazón, reducir el estrés y mejorar el sueño; estas son formas críticas en las que los pacientes pueden rejuvenecer su cerebro y minimizar el tener malos resultados en el futuro", apostilla Fotuhi.

viernes, 12 de junio de 2020

Se inicia la producción de inmunoglobulina hiperinmune para combatir el COVID-19

BARCELONA.- La multinacional framacéutica española Grifols ha iniciado la producción de su inmunoglobulina hiperinmune con anticuerpos específicos contra el virus SARS-CoV-2 a partir del plasma de personas que han superado la enfermedad, tratándose del primer medicamento específico desarrollado para combatir el COVID-19.

La multinacional catalana de hemoderivados lidera la producción de esta potencial terapia de inmunización pasiva frente al coronavirus en el marco de la colaboración establecida con el gobierno de Estados Unidos, que incluye la Food and Drug Administration (FDA), los National Institutes of Health (NIH) y la Autoridad de Desarrollo e Investigación Biomédica Avanzada (BARDA), entre otras autoridades sanitarias.
El acuerdo también establece la colaboración en el desarrollo de estudios preclínicos y clínicos necesarios para determinar la eficacia de la terapia, y Grifols ha indicado que está avanzado para establecer colaboraciones en Europa. 
La producción de inmunoglobulinas hiperinmune anti-SARS-CoV-2 se está llevando a cabo en la planta de Grifols en Clayton (Estados Unidos), y se prevé que las primeras dosis se obtengan este julio en el marco de un ensayo clínico.
"La experiencia y el conocimiento desarrollado por Grifols a lo largo de su historia en emergencias sanitarias como la del ébola le permiten ser la primera compañía en iniciar la producción de su inmunoglobulina hiperinmune anti-SARS-CoV-2", ha destacado la compañía.
Además, Grifols sigue adelante con su ensayo clínico en España para evaluar la eficacia de la inmunoglobulina intravenosa a altas dosis en la estabilización o mejora de los pacientes clínicos afectados por el COVID-19.
En este caso, además de la acción de los anticuerpos neutralizantes (las proteínas que se unen a los virus e impiden que infecten las células humanas) se busca el efecto inmunomodulador (la modulación de la respuesta inmune) que puede tener la inmunoglobulina como terapia para detener la tormenta de citocinas asociada a algunos pacientes graves de coronavirus.

jueves, 11 de junio de 2020

Identifican clones de una bacteria que circula por los hospitales europeos


BARCELONA.- Investigadores del grupo de Patogénesis Bacteriana y Antimicrobianos del Instituto de Biotecnología y de Biomedicina (IBB-UAB) y del Departamento de Genética y Microbiología de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) han identificado posibles clones de alto riesgo de una bacteria que circula por hospitales europeos.

Mediante un estudio de la bacteria 'stenotrophomonas maltophilia', aislada en hospitales de diferentes países, los investigadores de la UAB también han encontrado un vínculo entre el sistema que utiliza este patógeno para comunicarse, denominado "quorum sensing", y su virulencia y resistencia a antibióticos.
La bacteria 'stenotrophomonas maltophilia' es cada vez más un importante patógeno en entornos hospitalarios de todo el mundo y los médicos están preocupados por una posible propagación global de cepas resistentes a múltiples antibióticos.
Por eso, hacen estudios epidemiológicos para identificar linajes o cepas con fenotipos clínicamente relevantes y para tomar decisiones sanitarias.
En este contexto, los investigadores de la UAB, en colaboración con el Research Center Borstel-Leibniz Lung Center (Alemania) y el Instituto de Salud Global (ISGlobal) en el Hospital Clínic de Barcelona, han encontrado un vínculo entre el sistema de comunicación bacteriana de la bacteria 'stenotrophomonas maltophilia' y fenotipos de virulencia y resistencia.
Los sistemas de 'quorum sensing' están basados ​​en pequeñas moléculas señalizadoras -los llamados autoinductores- que, en función de la densidad de población (de ahí el término quorum sensing), les permite coordinar la expresión génica y así hacer frente a cambios en el ambiente en que se encuentran.
En el trabajo, los investigadores han correlacionado 'quorum sensing', virulencia y resistencia a antibióticos de cepas de origen clínico genéticamente diversas y aisladas de diferentes países europeos.
Así, han identificado un grupo clonal de cepas que muestran mayor capacidad para formar biofilms y una mayor resistencia frente a la colistina, un antibiótico de los llamados de último recurso.
Además, a través de un estudio de genómica comparativa, han identificado nuevos factores de virulencia exclusivos de este linaje.
La investigación, que publica la revista 'Frontiers in Microbiology', demuestra el papel fundamental del sistema de 'quorum sensing' en la patogenicidad y persistencia de esta bacteria y alerta del riesgo potencial de clones resistentes y virulentos que circulan en hospitales europeos.

lunes, 8 de junio de 2020

Proponen 47 nuevos medicamentos para enfrentar al COVID-19


LOS ÁNGELES.- Un grupo de científicos de la Universidad de California en Estados Unidos propuso un total de 47 medicamentos que podrían servir para tratar o indicar un cambio terapéutico para el COVID-19.

Los científicos se dedicaron a revisar un total de 2,000 drogas aprobadas por la Agencia de Medicamentos y Alimentación en Estados Unidos (FDA), buscando opciones efectivas para enfrentar al SARS-CoV-2.
Según informó Infobae, los expertos se dedicaron a estudiar un “mapa del coronavirus”, con el que podían encontrar puntos débiles en los que era posible atacar al patógeno, con el fin de indagar en nuevos descubrimientos.
En palabras de Neven Krogan, director del Instituto de Biociencia en el Instituto Gladstone en conjunto con los científicos de la Universidad de California, “cuanto más sepamos de qué modo se une, invade y secuestra las células humanas, más efectiva será la búsqueda de drogas para combatirlo”.
A través del mapa utilizado se pudo descubrir que las proteínas del cuerpo humano y las del coronavirus pueden interactuar entre ellas, encontrando un lugar común donde una droga podría combatir a la enfermedad.
Dentro de la teoría los expertos especularon que cualquier intersección o enlace formado entre las proteínas virales y las humanas podría ser ideal para encontrar la medicación efectiva.
Sin embargo, los científicos no se dedicaron a probar drogas “nuevas”, sino que utilizaron las 2,000 sustancias que han sido aprobadas por el FDA como posibles candidatas.
En total, se identificaron 69 componentes potencialmente posibles para tratar al COVID-19. Estas fueron analizadas en el Instituto Pasteur en París en conjunto con la Escuela de Medicina Icahn de Nueva York.
Tras el fin de las pruebas, 47 drogas mostraron una tendencia fuerte a transformarse en posibles pautas para futuros tratamientos del coronavirus.
En un comienzo, los expertos tuvieron ciertas dudas con los medicamentos, ya que no sabían si estos actuarían para atacarlo o hacerlo más resistente.
No obstante, se realizaron pruebas en muestras vivas de COVID-19, tomadas de la especie de mono “verde”, debido a que son similares a las humanas.
Tras el desarrollo de las pruebas, los científicos agregaron las drogas elegidas para analizar su posterior reacción, obteniendo diversos resultados.
Algunas muestras de drogas resultaron ser efectivas para enfrentar al coronavirus, mientras que otras fueron potencialmente útiles para que las células resultaran susceptibles a una infección.
A raíz de los resultados, los expertos separaron a los posibles medicamentos en dos grandes grupos, de los cuales se explicó su proceso celular en detalle.
  • Primer grupo: en esta fase las drogas interrumpen la traducción del mensaje del ARN, proceso final que sigue la proteína del coronavirus antes de comenzar a multiplicarse. El virus se replica, luego transcribe instrucciones, y finalmente traduce el “mensaje”, generando nuevas copias que comienzas a propagarse en otras células del cuerpo.
  • Segundo grupo: estos medicamentos funcionan de forma diferente debido a que operan sobre los receptores llamados Sigma, que están presentes en diversos tejidos del cuerpo humano, en especial en el sistema nervioso, ayudando a tratar conductas adictivas, trastornos de personalidad y problemas cardiovasculares y cáncer.
Las drogas que resultaron ser más efectivas para enfrentar al SARS-CoV-2 fueron la Tertatina-4 y la zotatifina, que son medicamentos utilizados para tratar el mieloma múltiple que es un cáncer de las células plasmáticas.
Por otro lado, el medicamento Aplidin, que es un antitumoral también ha resultado efectivo para construir posibles tratamientos contra el coronavirus.
El mapa utilizado por los expertos al comienzo mostró dos receptores trascendentales para desarrollar posibles tratamientos farmacológicos, SigmaR1 y SigmaR2.
Los científicos encontraron 7 drogas que logran interactuar con los receptores:
  • Dos antipsicóticos
  • Haloperidol: utilizado para tratar enfermedades mentales
  • Melperona: medicamento para tratar la esquizofrenia
  • Clemastina: antihistamínico (pulmonar)
  • Cloperastin: antihistamínico (sistema respiratorio y alergias)
  • PB28: molécula similar a la progesterona femenina

viernes, 5 de junio de 2020

La inhalación del polvo del Sáhara provoca inflamación en las vías respiratorias


LAS PALMAS DE GRAN CANARIA.- Los lugares próximos al norte de África, Oriente Medio o interior de Asia suelen sufrir episodios de contaminación atmosférica vinculados al polvo del desierto, unas oleadas de polvo atmosférico que provocan afecciones cardiológicas y respiratorias en la población. Este jueves un estudio revela por qué el polvo desértico inflama las vías respiratorias.

El estudio, publicado en la revista Translational Researchcon, es una colaboración entre científicos de como el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y del Hospital Universitario de Canarias.
La contaminación del aire se ha convertido en un problema de salud de escala global: La inhalación de los tóxicos que flotan en el aire ambiente provoca entre 4 y 8 millones de muertes al año, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
En regiones próximas a desiertos como el norte de África, Oriente Medio o Asia central, la mala calidad del aire se debe en gran medida al polvo atmosférico y aunque los estudios epidemiológicos han constatado asociaciones estadísticas entre estas oleadas de polvo y las afecciones cardiovasculares y respiratorias, todavía se desconoce qué mecanismos biológicos los desencadenan.
"En este estudio se ha demostrado, por primera vez, que la inhalación del polvo desértico que flota en el aire ambiente provoca un aumento en las concentraciones de moléculas biomarcadoras de la inflamación de las vías respiratorias", señala el investigador del CSIC Sergio Rodríguez, de la Estación Experimental de Zonas Áridas (EEZA), y coautor del trabajo junto al cardiólogo Alberto Domínguez Rodríguez, del Hospital Universitario de Canarias.
"Estos resultados son un avance en la identificación de los mecanismos fisiopatológicos mediante los que el polvo desencadena afecciones respiratorias y cardiovasculares", añade Rodriguez.
La investigación se ha llevado a cabo en Tenerife con pacientes de la consulta de cardiología del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias, y que no presentaban tabaquismo, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, asma, anomalías pulmonares enfermedad bronquial o pulmonar aguda.
A los pacientes elegidos -los afectados de cardiopatía isquémica coronaria crónica estable-, se les tomaron muestras de esputo inducido de las que se determinaron las concentraciones de dos moléculas biomarcadoras de la inflamación de las vías respiratorias: el factor de crecimiento transformante-β1 [TGF-β1] y la hidroxiprolina.
Estos datos fueron comparados con las concentraciones de partículas respirables (PM10) y polvo sahariano en el aire ambiente.
Los resultados pusieron claramente de manifiesto que hay una correlación entre los niveles de polvo desértico en suspensión y los niveles de TGF-β1 e hidroxiprolina en la faringe de los pacientes; es decir, a mayores concentraciones de polvo en el aire ambiente, mayores tasas de inflamación en las vías respiratorias.
"Este es el primer estudio en el que se comparan las concentraciones de moléculas biomarcadoras de procesos inflamatorios en el esputo de pacientes con las concentraciones de polvo desértico en el aire ambiente y los resultados obtenidos demuestran que la inhalación del polvo sahariano provoca inflamación en las vías respiratorias", concluye Rodríguez.
Este estudio ha sido realizado por un equipo multidisciplinar de cardiólogos, bioquímicos y físicos de la atmósfera, con la participación del Hospital Universitario de Canarias, CSIC, Hospital Universitario Central de Asturias, Universidad de La Laguna, Universidad de Oviedo y el Hospital Clínico San Carlos.

jueves, 4 de junio de 2020

El coronavirus se propaga con más rapidez y gravedad en entornos de alta contaminación


MADRID.- Investigaciones científicas internacionales han apuntado que el coronavirus se propaga con más rapidez y gravedad en entornos de elevada contaminación atmosférica.

Así lo ha expuesto este jueves la neumóloga Isabel Urrutia, coordinadora del Área de medio ambiente de la Sociedad Española de Neumonología y Cirugía Torácica (SEPAR), en una ponencia telemática con motivo del Día internacional del Medio Ambiente.
En la sesión formativa, la doctora ha remarcado que, aunque los estudios que vinculan el avance de la pandemia con la polución todavía se encuentran en fases preliminares, "parecen confirmar que la exposición a corto y medio plazo a contaminantes puede aumentar la incidencia de la infección y la mortalidad de las neumonías asociadas".
Por ello, Urrutia ha asegurado que la calidad del aire, especialmente en núcleos urbanos, tiene que tenerse en cuenta como una medida más de prevención de epidemias.
Según informa la SEPAR, el estudio "Impacto de la contaminación ambiental en la salud humana" de la Universidad de Deusto considera la contaminación como el cuarto factor de riesgo de mortalidad en el mundo y detalla que 9 de cada 10 personas respiran habitualmente aire de mala calidad, causante de 7 millones de muertes anuales.
En los días de alta contaminación "aumentan los ingresos hospitalarios, las consultas médicas y las atenciones en urgencias, especialmente de los enfermos con patologías respiratorias crónicas", ha señalado Urrutia.
Estas enfermedades pulmonares relacionadas con la polución aumentan el riesgo de trastornos del corazón y de los vasos sanguíneos y pueden incrementar la probabilidad de desarrollar un cáncer de pulmón, de acuerdo con la SEPAR.
El confinamiento durante las semanas de crisis sanitaria por coronavirus ha permitido observar cómo la calidad del aire ha mejorado "rápidamente", ha subrayado Urrutia, quien ha reclamado que "respirar un aire más limpio" sea un objetivo urgente de salud pública.

martes, 2 de junio de 2020

Baja radiación solar y la densidad de población afectan a la propagación del virus

 
BARCELONA.- La radiación solar ultravioleta (UV) y la densidad de población afectan a los contagios del COVID-19, según un estudio del Hospital Clínic-IDIBAPS, en Barcelona, que ha analizado los factores climatológicos y demográficos asociados a la propagación del coronavirus en diferentes regiones de todo el mundo.

Según la investigación, que publica la revista Clinical Infectious Diseases, los principales factores asociados a un mayor número de casos de COVID-19 son una baja radiación solar y una alta densidad de población.
Diferentes análisis sugieren que la climatología podría influenciar la evolución de la pandemia, lo que concordaría con la naturaleza estacional de ciertos virus de la familia betacoronavirus y con el hecho de que las variables ambientales, como las altas temperaturas o la alta humedad, disminuyen la capacidad de propagación de la gripe.
Pero no hay un consenso sobre si el aumento de las temperaturas o la humedad que se espera en los próximos meses frenará la transmisión de virus.
Conocer los factores que influyen la diseminación de la COVID-19 podría ayudar a anticipar sus consecuencias y tomar medidas para mitigar su impacto.
Para hacer su estudio, los investigadores analizaron si las diferencias en la incidencia de la COVID-19 se pueden asociar a factores climatológicos o a la densidad de población y correlacionaron los casos de coronavirus reportados en las primeras semanas de la epidemia en cada país y región con los datos climatológicos en el mismo periodo de tiempo.
Los resultados demuestran que la incidencia del COVID-19 es superior cuanto más baja es la radiación solar y mayor es la densidad de población.
Aunque la radiación UV no es suficiente por sí sola para frenar la COVID-19, el efecto protector de la radiación solar era de una magnitud similar al aumento asociado a la densidad poblacional, y el aumento de UV que se producirá en las próximas semanas puede ayudar a disminuir su progresión.
Aún se requieren más estudios sobre el potencial efecto protector de la radiación solar sobre la COVID-19 para estudiar el papel de los cambios meteorológicos estacionales en la propagación de esta enfermedad.

Descubren nuevos mecanismos implicados en el cáncer de páncreas y pulmón


PAMPLONA.- Un estudio con modelos experimentales llevado a cabo por investigadores del Cima Universidad de Navarra ha desvelado nuevos mecanismos implicados en el desarrollo del cáncer de páncreas y de pulmón.

La investigación, informa el centro, ha permitido confirmar el papel de una pequeña molécula (el microARN miR181ab1) en la formación y evolución de estos tumores.
Y añade que aproximadamente un 30% y un 90% de los pacientes con cáncer de pulmón y de páncreas, respectivamente, presentan mutaciones en el oncogén KRAS, uno de los más frecuentes en el cáncer humano y que en estos dos tumores en particular no tiene terapias efectivas aprobadas para su uso clínico en pacientes oncológicos.
Por eso «es fundamental conocer los mecanismos anómalos activados por el oncogén KRAS, de manera que se puedan desarrollar estrategias terapéuticas para estos pacientes”, afirma Silve Vicent, investigador del Programa de Tumores Sólidos del Cima y director de este estudio.
En este estudio los científicos han desarrollado un trabajo novedoso que integra modelos de ratón modificados genéticamente, cultivos celulares en 3D derivados de modelos animales y de líneas celulares humanas, y modelos in vitro, así como la información clínica de series de pacientes de ambos tipos de tumor.
“Nuestros estudios -precisa- revelan que el microARN miR181ab1 tiene un papel crucial en el inicio del cáncer de páncreas y del cáncer de pulmón, y además, de modo más relevante, su eliminación en tumores de ambos tipos de cáncer en ratón (imitando el tratamiento que se aplicaría en pacientes) genera un efecto antitumoral muy potente”.
Según apunta Vicent, una de las conclusiones más relevantes es la «aplicación terapéutica» del hallazgo, ya que «hemos confirmado que si combinamos la eliminación de esta molécula y la administración de un fármaco ya aprobado para tumores hematológicos obtenemos una mayor respuesta antitumoral en cáncer de pulmón”.
Por tanto, este trabajo proporciona la base para el desarrollo de futuras estrategias de inhibición de miR181ab1 como potencial terapia en estos tumores.
Ahora el Cima busca financiación para estudiar las implicaciones de la inhibición conjunta de este microARN y de moduladores del sistema inmune de tumores de pulmón y páncreas con el objetivo final de «encontrar nuevas estrategias para potenciar la respuesta antitumoral del sistema inmune en ambos tipos de tumor, ya que los tratamientos actuales tienen un efecto muy limitado”.
El trabajo, desarrollado en el marco del Instituto de Investigación Sanitaria de Navarra (IdiSNA), ha contado con financiación de distintas instituciones públicas y privadas, se ha publicado en la revista Journal of Clinical Investigation y se ha realizado en colaboración con la Universidad de California, en San Francisco (EEUU).

miércoles, 27 de mayo de 2020

Claves sobre el síndrome de Sturge Weber


MADRID.- El síndrome de Sturge Weber es una enfermedad que presenta malformaciones vasculares (vasos sanguíneos anómalos) que pueden afectar a la cara, al ojo, o al cerebro, y que se presenta desde el nacimiento. Ocurre en 1 de cada 50.000-230.000 recién nacidos vivos, según precisa la Asociación Española de Pediatría (AEP).

   En concreto, el SSW es una enfermedad presente desde el nacimiento en la que se producen alteraciones en los vasos sanguíneos, y concretamente, se pueden afectar los vasos de la cara generando un angioma facial (mancha en vino de Oporto), los vasos del cerebro (angioma leptomeníngeo) o los vasos del ojo (angioma coroideo), lo que a su vez favorece un aumento de la tensión en el ojo, según puntualiza la AEP.
   Mientras, desde la Sociedad Española de Neurología Pediátrica (SENP) aclaran que aunque la herencia no se conoce exactamente, se asocia a una mutación de un gen en el cromosoma 9, siendo los casos familiares excepcionales. "El origen se debe a una anomalía durante el primer trimestre de la gestación, que afecta a la piel, a las meninges y al ojo. No hay ningún hecho que la madre haya podido o dejado de hacer durante el embarazo que dé lugar a esta mutación", asegura la entidad científica.

   Así, cada caso de SSW es distinto, y depende del tipo de afectación. Concretamente, existen tres tipos:
   .- TIPO 1: El más frecuente. Presenta afectación facial y cerebral, y a veces un aumento de la tensión en el ojo (glaucoma).
.- TIPO 2: Asocia afectación facial y la posibilidad de desarrollo de glaucoma, pero el cerebro no está afectado.
   .- TIPO 3: Sólo existe afectación cerebral sin mancha de vino de Oporto en la cara, ni afectación ocular. Es el tipo menos común de todos y el más difícil de diagnosticar.

   En cuanto a los síntomas, estos vienen derivados de forma independiente de las tres afectaciones:
   .- Afectación de la cara: Se produce una mancha llamada 'en vino de Oporto o nevus flammeus', que aunque al nacer puede ser de color rosa, tiende a oscurecerse (rojo-morado o rojo oscuro) con la edad. Afecta siempre al área facial de la primera rama del nervio trigémino, que es el nervio que recoge la sensibilidad de la cara.
   .- Afectación del cerebro: Puede producir: Epilepsia con crisis convulsivas que pueden empezar en el primer año de vida; dificultad para movilizar la mitad del cuerpo del lado contrario a la parte del cerebro donde se encuentra el angioma (hemiparesia), y además, el miembro afectado generalmente crece menos de lo normal; disminución de la visión del lado contrario de la zona del cerebro donde se encuentra la afectación (hemiapnosia); problemas del aprendizaje, déficit de atención, discapacidad intelectual, alteraciones del comportamiento y además, el riesgo aumenta cuanto más temprano aparecen los síntomas y si existen crisis convulsivas.
   .- Afectación de los ojos: Las lesiones vasculares en el ojo pueden provocar elevación de la tensión ocular (glaucoma). A veces la coloración del iris está aumentada.
   En cuanto a cómo se diagnostica, la Sociedad Española de Neurología Pediátrica señala que la primera sospecha viene dada por la aparición de la mancha en vino de Oporto en la cara, lo que conlleva al inicio de estudio del paciente.

   "En primer lugar es necesario la realización de una revisión oftalmológica para descartar la presencia de patología ocular. Y por otro lado, debido a que la ecografía cerebral no es suficiente para descartar patología cerebral, es necesario la realización de una resonancia magnética cerebral con contraste intravenoso, siendo típica la afectación de calcificaciones en la zona más superficial del cerebro a nivel occipital", señala.
   Eso sí, en el caso del tipo 3, el diagnostico se realiza cuando se inician las crisis epilépticas, debido a que no presenta afectación de la piel, precisando en ese momento la realización de la resonancia magnética.
   En la actualidad, la Asociación Española de Pediatría mantiene que no existe tratamiento específico para el SSW, aunque la afectación cutánea puede ser tratada mediante técnicas de láser para matizarla. Por otro lado, señala que las crisis epilépticas son tratadas mediante fármacos antiepilépticos, pero las crisis suelen ser resistentes a este tratamiento por lo que es necesaria la valoración para tratamiento quirúrgico de la epilepsia. Por último, dice que el glaucoma puede ser tratado con gotas para reducir la tensión ocular, y si no es suficiente, valorar la cirugía.
   Además, desde la SENEP recuerdan que los pacientes con SSW, debido a la afectación neurológica, puede presentar anomalías en el neurodesarrollo como discapacidad intelectual, déficit de atención o trastorno de la conducta. "El riesgo aumenta cuanto más temprano aparece la sintomatología pero sobre todo en relación con las crisis epilépticas", matiza.
   En este sentido, en una entrevista con Infosalus, el presidente de Asociación Española Síndrome de Sturge Weber, Luis Gutiérrez de Rozas cuenta que fundó hace 4 años la entidad después de que su hija naciera con este síndrome y percibiera mucho desconocimiento en general, no sólo en la sociedad, sino también por parte de la comunidad médica, "sin experiencia sobre cómo abordarlo", reseña.
   En concreto, lamenta que en España se desconoce la cifra exacta de afectados de SSW, "es uno de los grandes problemas que hay", aunque dice que se estima que hay unos 100-150. Aquí recuerda que la situación en cada paciente es muy dispar y la gran problemática aparece cuando estos presentan afectación cerebral, que puede ocasionar retraso cognitivo.
   "La buena noticia es que en los últimos años se ha avanzado mucho en las intervenciones quirúrgicas para esta patología", celebra, al mismo tiempo que destaca que en España, los hospitales con más experiencia son el Sant Joan de Deu de Barcelona, y el Hospital Niño Jesús de Madrid.

jueves, 21 de mayo de 2020

Crearon un ojo artificial que supera al humano


HONG-KONG.- Un grupo de científicos de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong, desarrollaron un prototipo de ojo biónico tan preciso, que incluso supera en varias pruebas a su símil humano.

El artículo fue publicado en la revista Nature y detalla como este dispositivo imita la estructura del ojo humano, haciéndolo más sensible a la luz y entregándole un tiempo de reacción más rápido que un globo ocular real.
“En el futuro, podemos usar esto para mejorar las prótesis de visión y la robótica humanoide“, comentó sobre este ojo artificial, el ingeniero y científico de materiales Zhiyong Fan, de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong.
El equipo a cargo de Fan tuvo el mayor desafío que fue la creación de una retina biónica capaz de imitar la difícil curvatura en forma de cúpula de la real. Para eso, utilizaron una membrana curva de óxido de aluminio, con sensores de nano tamaño hechos de un material sensible a la luz llamado perovskita, que sirviera para imitar esa arquitectura en su globo ocular sintético. Los cables conectados a la retina artificial envían lecturas de esos sensores a los circuitos externos para su procesamiento, al igual que las fibras nerviosas transmiten señales desde un globo ocular real al cerebro.
De esta forma, este ojo robótico registra cambios en la iluminación más rápido que los ojos humanos, dentro de unos 30 a 40 milisegundos, en lugar de 40 a 150 milisegundos. El dispositivo también puede ver la luz tenue, y aunque su campo de visión de 100 grados no es tan amplio como los 150 grados que puede captar un ojo humano, es mejor que los 70 grados visibles para los sensores de imágenes planas comunes.
La retina artificial creada por Fan tiene alrededor de 460 millones de sensores de luz por centímetro cuadrado. Una retina real tiene alrededor de 10 millones de células detectoras de luz por centímetro cuadrado. 100 de estos cables se ajustan en la parte posterior de la retina biónica, creando imágenes que tienen 100 píxeles.
Uno de los detractores de esta técnica de la Universidad de Ciencia y Tecnología de Hong Kong es Hongrui Jiang, un ingeniero eléctrico de la Universidad de Wisconsin-Madison cuyo comentario sobre el estudio aparece en el mismo número de Nature. “Trabajar unos pocos cientos de nanocables, está bien, pero ¿qué tal millones?” 
Los ingenieros necesitarán una forma mucho más eficiente de fabricar grandes conjuntos de cables pequeños en la parte posterior del globo ocular artificial para darle una visión sobrehumana”, concluyó.

La OMS incluye la dificultad de hablar o moverse como síntomas de coronavirus

GINEBRA.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha actualizado su documento de 'Preguntas y respuestas sobre la enfermedad por coronavirus' para incluir la dificultad de hablar o moverse como nuevos síntomas relacionados con el COVID-19.
Estos se unen a los más habituales que provoca el coronavirus como la fiebre, la tos seca, el cansancio, dificultad para respirar u opresión en el pecho, así como congestión nasal, dolor de cabeza, conjuntivitis, diarrea, pérdida de gusto o el olfato, erupciones cutáneas o cambios de color en los dedos de las manos o los pies.
Según recuerda el organismo de Naciones Unidas, el 80% de las personas que padecen COVID-19 se recuperan sin necesidad de acudir al hospital, si bien una de cada cinco experimentan un cuadro grave por el que tienen que ser ingresadas, especialmente aquellas que padecen hipertensión arterial, problemas cardiacos o pulmonares, diabetes o cáncer.
No obstante, la OMS recuerda que "cualquier persona" puede contagiarse del virus y caer "gravemente enferma", por lo que destaca la necesidad de que todos aquellos que tengan fiebre o tos y, además, respiren con dificultad, sientan dolor u opresión en el pecho o tengan dificultades para hablar o moverse soliciten atención médica inmediatamente.
Si es posible, añade, se recomienda llamar primero al profesional sanitario o centro médico para que estos remitan al paciente al establecimiento sanitario adecuado. Asimismo, recuerda la importancia de acudir al centro con mascarilla y, en la medida de lo posible, mantenerse a un metro de distancia de los demás y no tocar las superficies con las manos.
"Es importante mantenerse, al menos, a un metro de distancia de los demás. Las gotículas pueden caer sobre los objetos y superficies que rodean a la persona, como mesas, pomos y barandillas, de modo que otras personas pueden infectarse si tocan esos objetos o superficies y luego se tocan los ojos, la nariz o la boca. Por ello, es importante lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o con un desinfectante a base de alcohol", destaca la OMS en el documento.

sábado, 16 de mayo de 2020

El coronavirus infecta las células de los riñones, el cerebro y el corazón


BARCELONA.- El virus de la Covid no sólo infecta células de la faringe y de los pulmones, sino también otras del corazón, el hígado, los riñones, el cerebro y la sangre, según un estudio basado en autopsias de 27 pacientes fallecidos en Alemania, que recoge La Vanguardia.

Los resultados indican que, cuando la Covid se convierte en una enfermedad multiorgánica, no es sólo por una reacción excesiva del sistema inmunitario que ataca tejidos propios como se había propuesto. También es por los daños directos que causa el coronavirus SARS-CoV-2 en órganos vitales.
Esta comprensión más precisa de la enfermedad confirma que los antivirales, además de los fármacos que regulan el sistema inmunitario, pueden mejorar el tratamiento de los pacientes que sufren complicaciones graves. De cara al futuro, puede guiar a los médicos y a las compañías farmacéuticas para mejorar las terapias de la Covid.
“Estos hallazgos indican que el SARS-CoV-2 tiene un organotropismo amplio”, concluyen los autores de la investigación en la revista The New England Journal of Medicine , en referencia a que el coronavirus puede infectar múltiples órganos.
Los daños graves pueden deberse a la acción directa del virus y no sólo al fuego amigo del sistema inmunitario
La progresión de la Covid en los pacientes ha supuesto un rompecabezas para los médicos desde que se describieron los primeros casos de la enfermedad en enero. Ha desconcertado especialmente la gran diversidad de cuadros clínicos que puede causar, con síntomas muy variables de unos pacientes a otros.
La imagen inicial de una infección respiratoria ha abierto paso a una visión más compleja que tiene en cuenta que la enfermedad puede progresar más allá del aparato respiratorio. Por qué mecanismos afecta a otros órganos, sin embargo, ha sido un enigma hasta ahora.
Se ha observado que, en casos graves de neumonía causada por la Covid, se produce una tormenta de citoquinas, es decir, una reacción inflamatoria descontrolada que daña al propio organismo y que puede resultar mortal. Pero se desconoce en qué medida contribuye la acción directa del virus a los daños multiorgánicos.
En busca de respuestas, distintos grupos de investigación han realizado autopsias de pacientes fallecidos por la Covid. De este modo, han podido analizar tejidos dañados con un detalle que no se puede conseguir en pacientes hospitalizados.
Comprender mejor la enfermedad puede guiar a los médicos para encontrar terapias más eficaces
En el estudio presentado ahora, médicos del hospital Universitario Hamburgo-Eppendorf (Alemania) han analizado restos del virus en siete órganos distintos de víctimas de la Covid. Tal como esperaban, lo han detectado en los pulmones del 100% de los fallecidos, así como en la faringe del 80%.
También lo han encontrado en el 77% de los corazones analizados y en el 77% de los hígados. Aunque ya se habían descrito alteraciones en el hígado de pacientes de Covid anteriormente, se había apuntado que tal vez se debían a los efectos de la medicación. Los nuevos datos indican que también pueden deberse a efectos directos del virus.
En los riñones, que se ven afectados en numerosos casos graves de Covid, se ha detectado el virus en el 62% de los pacientes. También se ha hallado en el cerebro del 38% de los casos y en la sangre del 36%. No hay ningún tipo de órgano en que se haya buscado el virus y no se haya encontrado.
Intrigados por los daños renales que causa la Covid, y que llevan a un porcentaje significativo de pacientes ingresados en UCI a necesitar diálisis, los investigadores han estudiado en detalle la presencia del virus en distintas zonas del riñón de seis fallecidos. Antes habían averiguado, revisando datos ya publicados, que la mayoría de tipos de células renales tienen la proteína ACE2, que el coronavirus utiliza como puerta de entrada a las células que infecta. Los resultados de las autopsias muestran que tres de los seis pacientes tenían el virus en todas las zonas analizadas del riñón.
Según concluyen los autores del trabajo en The New England Journal of Medicine , donde el miércoles presentaron sus resultados, estas observaciones aportan “una explicación potencial de los signos clínicos de lesión renal que se registran con frecuencia en pacientes con Covid-19, incluso en pacientes que no se encuentran en estado crítico”.

viernes, 15 de mayo de 2020

La diabetes tipo 3c es una manifestación temprana del cáncer de páncreas


MADRID.-Un equipo europeo de investigadores, liderado por españoles, ha confirmado que un elevado porcentaje de casos de diabetes tipo 3c está causado por el cáncer de páncreas, un hallazgo que ayudará a identificar a los pacientes de riesgo, lograr un diagnóstico temprano del tumor y aumentar la supervivencia.

El cáncer de páncreas es uno de los de mayor tasa de mortalidad (en torno al 95%) debido, principalmente, a la ausencia de síntomas en las primeras fases, lo que hace que se diagnostique demasiado tarde.
El estudio, publicado este miércoles en la revista Gut y liderado por Núria Malats, del grupo de Epidemiología Genética y Molecular del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), ha analizado la relación entre múltiples factores de riesgo y cáncer de páncreas, y ha demostrado que la diabetes tipo 3c es una manifestación temprana de ese tipo de tumor.
La diabetes 3c o pancratogénica es uno de los tipos de diabetes más recientemente identificados y, al igual que en las diabetes tipo 1 y tipo 2, conocer sus características genéticas ayuda a mejorar su diagnóstico y tratamiento, y puede ayudar a desvelar otras patologías relacionadas.
Y es que, desde siempre, la diabetes y el cáncer de páncreas han estado muy relacionados porque el páncreas es el órgano que segregar la insulina (algo que en el caso de las personas diabéticas no se produce de manera normal) pero, además, porque cerca de la mitad de los pacientes con cáncer de páncreas desarrolla algún tipo de diabetes.
Pero, ¿cuál es la causa y cuál la consecuencia?.
Hasta ahora, lo más habitual ha sido estudiar si la diabetes era la causante del cáncer de páncreas pero "en nuestro equipo le hemos dado la vuelta a la ecuación y, por primera vez, hemos cuestionado si el cáncer de páncreas podría causar la diabetes", explica Malats.
"Utilizando estrategias innovadoras de análisis epidemiológico y estadístico, comprobamos que el cáncer de páncreas es la causa del desarrollo de diabetes tipo 3c en un 26% de los casos", avanza la autora principal del trabajo.
La diabetes tipo 3c, que se caracteriza por una inflamación del páncreas que interrumpe la producción de insulina, constituye en torno a un 5-10% de todos los casos de diabetes en los países occidentales, pero a día de hoy hay pocos marcadores específicos para ella, por lo que, a menudo, se diagnostica erróneamente como diabetes tipo 2.
Identificar correctamente este tipo de diabetes no sólo es importante para suministrar los tratamientos adecuados a los pacientes, sino porque, tal y como demuestra este trabajo, puede ser crucial para diagnosticar con tiempo un cáncer de páncreas.
Para hacer el estudio, el equipo ha empleado información de más de 3.500 personas procedentes de PanGenEU, un gran estudio europeo que lidera la propia Malats y en el que participan centros de seis países, y que analiza la relación entre factores de riesgo y cáncer de páncreas.
"Usando la información de nuestro estudio, el sistema de salud podría identificar a posibles pacientes de cáncer de páncreas que aún no hayan sido detectados, si el paciente, además de tener diabetes tipo 3c, muestra determinados factores de riesgo asociados al tumor, como ser obeso o fumador", afirma Malats.
"Todos esos factores ayudarían a los médicos de cabecera a filtrar mejor a la población que podría beneficiarse de hacer un seguimiento más activo, o de entrar en programas de cribaje. Nuestro descubrimiento se puede trasladar al Sistema Nacional de Salud como un factor a tener en cuenta en la prevención del cáncer de páncreas".
Los investigadores quisieron comprobar si la diabetes tipo 2 también podría guardar relación con este tumor, pero el estudio no pudo establecer una causalidad clara: "la interrelación entre cáncer de páncreas, diabetes tipo 2 y obesidad es muy compleja y requiere seguir investigando", reconoce Malats.